Respire despacio y de forma 'consciente' ...

La práctica de la atención plena nos enseña muchas cosas en términos de conciencia y 'presencia' para nosotros mismos, pero también nos muestra cómo la respiración es un 'ancla'.