Palabras clave: medio ambiente, contaminación, ecosistema, salud.

Resumen



En el último período se ha dado una mayor atención al medio ambiente, pues el mantenimiento de la salud y la implementación del bienestar pasan por la salubridad del hábitat en el que se vive.
Ante esto, la educación para la salud debe estar vinculada a la educación ambiental, entendida como el paradigma fundacional de una nueva forma de ser que conjuga la calidad de vida con la calidad del medio ambiente.

Ecosistemas

Los efectos nocivos que produce la contaminación en el organismo humano se conocen desde hace mucho tiempo. El estudio de estos efectos se ha convertido en el arquetipo de una ciencia, la epidemiología ambiental. En la práctica, se preocupa por establecer las relaciones entre la salud humana y los elementos que componen su entorno de vida, es decir, los elementos físicos, químicos y biológicos (Terracini, 2014).
El bienestar humano está garantizado por la biodiversidad presente en el mundo. Esta multiplicidad biológica es la base de los ecosistemas. Por ecosistema, como señala Viaroli (2014, p. 2), nos referimos a

“Un sistema complejo y dinámico formado por comunidades vegetales, animales y microbianas que interactúan entre sí y con el entorno abiótico como una única unidad funcional”.

www atención extra apunte

Es precisamente de esta interacción equilibrada entre los elementos que componen los diversos ecosistemas de lo que depende la salud de todo el planeta tierra.
En la historia reciente, debido a políticas locas que han tenido la cultura del lucro como epicentro ideológico, los diversos ecosistemas han sido alterados o destruidos, provocando efectos catastróficos que han repercutido en el clima, en el medio hidrogeológico y en la salud de las personas. ser viviente.

Contaminación del agua y salud

Anuncio Las mayores consecuencias de estas variaciones se pueden resumir en el fenómeno de la contaminación, que, cada vez más, juega un papel fundamental en la aparición de muchas enfermedades que afectan al ser humano.
En cuanto al ecosistema marino, se encuentra en marcha un proceso de degradación ambiental, que está en la base de alteraciones importantes. Las aguas residuales de las aglomeraciones urbanas, las industrias, la ganadería y la agricultura se vierten al mar en todo el mundo. Estos productos con frecuencia no se someten a ningún proceso de purificación, por lo que descargan enormes cantidades de hongos y bacterias al mar, que agotan el oxígeno del agua.
Lo mismo ocurre con el agua dulce destinada al uso humano (ríos, acuíferos, lagos de agua dulce). Suelen aparecer contaminados por nitratos, arsénico, metales pesados, pesticidas, fertilizantes, etc. A modo de ejemplo, se reportan los efectos de dos elementos químicos que están muy extendidos en el agua potable.
Los nitratos, procedentes de la agricultura y la ganadería, se consideran cancerígenos, por lo que juegan un papel importante en la aparición de tumores.
El arsénico, según las directivas de la Organización Mundial de la Salud, no debe estar presente en el agua potable. Se permite un contenido máximo de 5 microgramos por litro. En Italia, por ejemplo, hay algunas aguas para uso humano que contienen valores mucho más altos.
Este químico se considera un carcinógeno poderoso y puede causar cáncer de pulmón, vejiga, riñón, piel, hígado y colon. Además, provoca enfermedades que afectan el sistema cardiovascular, el sistema respiratorio, la sangre, la piel, los sistemas neurológico y reproductivo (Litta, 2014, p. 3).
Muchos compuestos químicos contaminantes, presentes en el agua potable, parecen ser la base de enfermedades muy extendidas.

Contaminación del aire y salud

Está claro que el aire que respira es rico en contaminantes. Dichos compuestos se pueden dividir en gaseosos, volátiles y sólidos. '... Según un documento de la Organización Mundial de la Salud, la calidad de la salud respiratoria y cardiovascular es inversamente proporcional a los niveles de contaminación atmosférica ...' (Di Ciaula, 2014, p. 2).
Durante la edad pediátrica, la contaminación atmosférica juega un papel fundamental en la aparición de la obesidad, el síndrome metabólico y la diabetes tipo 2.
Entre los contaminantes gaseosos se encuentran los óxidos de nitrógeno, azufre y carbono. Provocan enfermedades del sistema respiratorio (bronquitis, asma, cáncer de pulmón, etc.).
Los contaminantes volátiles entran en la categoría de microcontaminantes. Entre ellos se encuentra principalmente el benceno, que causa enfermedades tumorales y cuadros clínicos del sistema nervioso, el sistema endocrino, el sistema inmunológico y los órganos reproductores (Di Ciaula, op. Cit., P. 5).
Las sustancias sólidas están representadas por partículas. Este término se refiere a una mezcla que consta de carbono, metales pesados ​​y sustancias orgánicas.
“El material particulado es responsable a corto plazo de aumentos en la morbilidad y mortalidad por causas cardiovasculares (infartos, ictus, insuficiencia cardíaca y arritmias) y respiratorias (exacerbación de broncopatías crónicas, asma) y a largo plazo del cáncer de pulmón” (Di Ciaula, op. cit., pág. 3).

Anuncio Educación ambiental

Si desea cambiar la destrucción sistemática del medio ambiente, debe educar a las nuevas generaciones para que respeten la naturaleza.
En el ámbito escolar, el concepto que se debe perseguir es acostumbrar a los niños, como futuros ciudadanos, a convertirse en portadores de un desarrollo socioeconómico sostenible, o más bien un desarrollo basado en la sostenibilidad ambiental '... entendido como la conservación del capital natural y servicios ecológicos relacionados con ella, especialmente la producción de recursos y la abatimiento de contaminantes… ”.
Por ello, la educación para la salud, que debe realizarse en cualquier contexto y a cualquier edad, debe estar vinculada a la educación ambiental, entendida como el paradigma fundacional de una nueva forma de ser que conjuga la calidad de vida con la calidad del medio ambiente.

ARTÍCULO RECOMENDADO:

Contaminación del aire y riesgo de autismo y esquizofrenia

BIBLIOGRAFÍA:

  • Di Ciaula, A. (2014). La contaminación del aire. Milán: Zadig Editore.
  • Litta, A. (2014). Agua y salud (los principales problemas de salud derivados de la degradación y contaminación de las aguas destinadas al consumo humano). Milán: Zadig Editore.
  • Terracini, B. (2014). Epidemiología ambiental e ISDE. Milán: Zadig Editore. DESCARGAR
  • Viaroli, P. (2013). La biodiversidad en riesgo para los ecosistemas acuáticos. Ecosciencia. Vol. No. 5 DESCARGAR