Spencer Johnson

¿Quién movió mi queso?

Cámbiate en un mundo cambiante

(1999) Sperling y Kupfer

  OPINIONES

¿Quién movió mi queso? Cambiarte en un mundo cambiante Spencer Johnson (1999) Sperling y Kupfer - póster

¿Quién movió mi queso? - Es una lectura que invita, de manera ligera e ingeniosa, a relacionarse con la vida con un estilo innovador, evitando dejarse influir excesivamente por los hábitos y la vida cotidiana.

¿Qué tiene que ver el queso con el cambio? La respuesta está en este libro de cuento de hadas que habla de dos ratones, Nasofino y Trottolino, y de dos gnomos, Tentenna y Ridolino, que viven en un Laberinto no especificado.



Para alimentarse y ser felices los cuatro protagonistas necesitan Queso, para agarrarlo se adentran en el Laberinto hasta que, un día, consiguen por pura casualidad encontrar un enorme depósito, en el que cada uno de ellos encuentra el tipo de Queso que le satisface. más.

A partir de ese momento, gracias a la abundancia de queso, la vida transcurre sin problemas, aunque el estilo con el que se enfrentan los ratones y los gnomos es diferente: los ratones van todos los días al almacén de quesos, pero siempre están alerta; se dan cuenta de los cambios y siempre mantienen las zapatillas pegadas al cuello para hacer frente, si surge la necesidad, a la necesidad de volver a correr para buscar.

Los gnomos, por su parte, comienzan a ver el almacén de Queso como un lugar para establecerse y vivir sin problemas por el resto de su existencia. Llegan tranquilos, se arreglan los zapatos, comienzan a decorar el almacén con carteles que lo hacen familiar y se consideran a salvo de lo inesperado, ahora que la reserva aparentemente inagotable de queso está a su disposición.

Pero un día, inevitablemente, las cosas cambian: el queso comienza a disminuir hasta que se agota por completo. Los ratones, que ya habían percibido los signos de este cambio, no se sorprenden; sin hacer tragedias se adaptan a la nueva situación y se sumergen de nuevo en el Laberinto, para ir en busca de un nuevo depósito de queso.

Para los gnomos, las cosas son diferentes; como buenos hábitos siguen volviendo al almacén cada mañana esperando que, una vez dentro, todo vuelva a ser como antes. Esperan que el queso regrese mágicamente; en lugar de cambiar su comportamiento para adaptarse a la nueva situación, permanecen pasivos, esperando que lo que tenían les sea devuelto.

cerebro hombres vs mujeres

El muy querido 'Queso' simboliza todo tipo de deseo humano: el Laberinto representa la vida, con su camino nunca lineal, y el Queso constituye lo importante para vivir bien.

El libro no contiene conceptos complejos y su valor radica precisamente en esto: ofrece sugerencias aparentemente obvias que, sin embargo, en momentos en los que estás en fases de cambio (¡en los que alguien o algo ha movido el queso!) Muchas veces no se toman en cuenta.

Hay personas instintivas que, como el ratón Nasofino, sienten que se avecinan cambios y están listas para reaccionar antes de que los acontecimientos los obliguen a hacerlo; pero también hay muchos que, como el gnomo Tentenna, no miran la realidad a la cara y, esclavizados por los hábitos, quedan prisioneros de situaciones comprometidas, esperando obstinadamente que las cosas vuelvan mágicamente como antes.

psicoterapeuta cognitivo conductual palermo

Anuncio Luego hay personas temerosas como Ridolino (no tienen la intuición de Nasofino, ni la energía de Trottolino) que inicialmente dudan, limitadas por el miedo a mirar fuera del Laberinto, pero luego logran cobrar valor, redescubriéndose capaces de emprender la búsqueda. del 'Queso Nuevo'.

Es una lectura que invita, de manera ligera e ingeniosa, a relacionarse con la vida con un estilo innovador, evitando dejarse influir excesivamente por los hábitos y la vida cotidiana.

Sería interesante, mientras leemos, preguntarnos si nos identificamos más con Nasofino o Ridolino, Trottolino o Tentenna, para comprobar si lo que tenemos ahora realmente corresponde al Queso que queremos.

Algunas reglas que Ridolino escribe en las paredes del Laberinto son:

  • si notas los pequeños cambios en el tiempo te será más fácil adaptarte a los grandes cuando lleguen;
  • seguir una nueva dirección ayuda a encontrar el Queso Nuevo;
  • cuando superas tus miedos te sientes libre;
  • si imagina degustar el Queso Nuevo incluso antes de encontrarlo, descubrirá la manera correcta de conquistarlo;
  • cuanto más rápido abandone el Queso Viejo, antes probará el nuevo;
  • es menos peligroso enfrentarse al Laberinto que quedarse quieto sin queso.

A menudo es difícil aceptar que las cosas que nos rodean cambian; sin embargo, si pudiéramos aceptar el cambio con serenidad, sería más fácil afrontar todo lo que nos depara la vida (para bien o para mal). La creencia de que el cambio solo puede conducir a cosas negativas (porque no se conocen) nos impide reconocer que puede conducir a mejoras y constituir una oportunidad de crecimiento.

LEER:

OPINIONES – LITERATURA – PSICOPATOLOGÍA DE LA VIDA COTIDIANA

BIBLIOGRAFÍA: