Con el término demencia no es una enfermedad, sino un síndrome, es decir un conjunto de síntomas, que implica la alteración progresiva de algunas funciones: memoria , razonamiento, idioma , capacidad para orientar, realizar tareas motoras complejas, y, además, alteraciones de la personalidad y comportamiento. Estas alteraciones son de tal gravedad que interfieren con los actos cotidianos de la vida.

Demencia: inicio, síntomas y entrenamiento de mejora cognitiva - Psicología



Así, el Comité de Geriatría del Real Colegio de Médicos Británico en 1982 define la demencia:

La demencia Consiste en el deterioro global de las llamadas funciones corticales superiores (o nerviosas), incluida la memoria, la capacidad de hacer frente a las demandas de la vida cotidiana y de realizar el desempeño perceptivo y motor ya adquirido previamente, para mantener un comportamiento social adecuado a las circunstancias y para controlar sus reacciones emocionales: todo esto en ausencia de un estado de alerta deteriorado. La afección suele ser irreversible y progresiva.

Anuncio La demencia puede ser causado por varias enfermedades: SIDA, Demencia relacionada con el alcohol, Enfermedad de Binswanger, síndrome de Gerstmann-Straussler-Scheinker, corea de Huntington, Demenza multi-infartuale , enfermedad de Parkinson .

Algunas condiciones que causan demencia son tratables y potencialmente reversibles: depresión , disfunción tiroidea, intoxicación por fármacos, tumor, hidrocefalia normotensiva, hematoma subdural, infecciones, algunas deficiencias vitamínicas. Estos, si se diagnostican de manera oportuna, pueden tratarse de manera efectiva. Por tanto, es fundamental que todas las personas con deficiencias mnemotécnicas o confusión se sometan a un examen médico exhaustivo.

En otros casos el demencia es causado por enfermedades neurodegenerativas:

Enfermedad de Creutzfeldt-Jacob (CJD): es una forma de demencia progresiva caracterizada por la pérdida de células nerviosas y la degeneración de sus membranas que provoca pequeños agujeros en el cerebro. El inicio y el curso son rápidos. Los primeros síntomas incluyen pérdida de memoria, cambios de comportamiento, falta de interés, falta de coordinación. Posteriormente pueden aparecer problemas de visión, movimientos involuntarios (especialmente espasmos musculares) y rigidez en las extremidades. Es posible que el paciente pierda la capacidad de moverse y hablar. Afecta a hombres y mujeres y el inicio suele ser entre los 45 y 75 años. Puede ser hereditario o infeccioso.

Enfermedad de Pick / demencia frontotemporal: a diferencia del Enfermedad de Alzheimer que afecta a muchas áreas del cerebro, es una demencia progresiva afectando áreas específicas: los lóbulos frontal y temporal. En algunos casos, las células del cerebro se encogen o mueren; en otros se hinchan y contienen el ' Elegir cuerpos '. En ambas situaciones, estos cambios afectan el comportamiento del paciente. Como la lesión ocurre en las áreas frontal y temporal del cerebro, los primeros síntomas involucran tanto el comportamiento como el lenguaje. Hay cambios significativos en la personalidad del individuo, que puede volverse grosero, arrogante, comportarse de manera indecorosa, en esencia sin respetar las convenciones sociales. Pueden perder el interés en su higiene personal, distraerse fácilmente, repetir la misma acción una y otra vez. A veces se vuelve incontinente en las primeras etapas de la enfermedad.

Los problemas del habla pueden variar desde una disminución del habla hasta una pérdida total del habla. Los síntomas comunes son la tartamudez y la repetición de las palabras de otras personas. Puede tener dificultad para seguir una conversación; la lectura y la escritura también se ven afectadas. En las primeras etapas de la enfermedad, los problemas de conducta y del habla pueden aparecer por separado; a medida que avanza la enfermedad, estos dos problemas se superponen. A diferencia de la víctima de Alzheimer, quien es afectado por Enfermedad de pick está orientado al tiempo y retiene la memoria en las primeras etapas. En las etapas avanzadas de la enfermedad i síntomas generales de demencia , como confusión y pérdida de memoria, y se pierden las habilidades motoras. Allí Enfermedad de pick afecta tanto a hombres como a mujeres; generalmente comienza entre los 50 y 60 años, y tiene una duración promedio de 6-8 años. Se sabe poco sobre las causas y los factores de riesgo aún no se han identificado. En la mayoría de los casos, la enfermedad es esporádica; muy raramente está involucrado un gen autosómico dominante (cromosoma 17) y puede transmitirse de generación en generación. Esta forma de la enfermedad afecta alrededor de los 40 años. Actualmente no existe cura y el curso no se puede ralentizar.

Enfermedad por cuerpos de Lewy: es una forma de demencia progresiva caracterizado por la presencia de estructuras anormales en las células del cerebro llamadas ' Cuerpos de Lewy '(La enfermedad fue descubierta en 1912 por F.H. Levi, cuyo nombre se convirtió en Izquierda en traducción del alemán). Estas estructuras están distribuidas en diversas áreas del cerebro y están compuestas en gran parte por una proteína llamada alfa-sinucleína, cuyo mecanismo de formación se desconoce. A diferencia del Enfermedad de Alzheimer en el que mueren las neuronas, en el Enfermedad de cuerpos de Lewy sólo el 10-15% de las neuronas desaparecen y el resto no funciona. Es la segunda causa más común de demencia en los ancianos (15-20% de todas las demencias). Puede desarrollarse solo o junto con el Enfermedad de Alzheimer o di Parkinson. El cuadro clínico es similar al de Enfermedad de Alzheimer : pérdida progresiva de memoria, lenguaje, razonamiento y otras funciones mentales como el cálculo. El paciente puede experimentar dificultades con la memoria a corto plazo, encontrar la palabra correcta y seguir el hilo de sus pensamientos. A veces puede estar deprimido y ansioso. Allí Enfermedad de cuerpos de Lewy es diferente de Enfermedad de Alzheimer porque su curso suele ser más rápido. El estado de confusión que experimentan los pacientes puede variar considerablemente, incluso en el mismo día. Son comunes alucinaciones visual (ver cosas que no son reales) y estas pueden empeorar en momentos de mayor confusión. A diferencia del Enfermedad de Alzheimer los problemas de memoria pueden estar ausentes en las primeras etapas. Algunas características del Enfermedad de cuerpos de Lewy puede parecerse al enfermedad de Parkinson y son: rigidez muscular, temblores, movimientos descoordinados. Los medicamentos, especialmente algunos sedantes, pueden empeorar estos síntomas. La enfermedad afecta tanto a hombres como a mujeres; se desconoce la causa y no se han identificado factores de riesgo. Actualmente no existe una terapia definitiva. Para algunos síntomas, como depresión y alucinaciones, la terapia con medicamentos puede ser útil.

Enfermedad de Alzheimer: que representa el 50-60% de los casos.

Demencia: enfermedad de Alzheimer

La Enfermedad de Alzheimer es un demencia. La demencia o El deterioro cognitivo crónico-progresivo es una consecuencia conductual de una patología adquirida con tendencia a empeoramiento, en la que el deterioro de las funciones cognitivas interfiere con las actividades de la vida cotidiana (Vallar y Papagno, 2011).

La Enfermedad de Alzheimer es el tipo de demencia más extendido, representando el 50-60% de los casos. La prevalencia afecta a la población mayor de 65 años con mayor incidencia en mujeres; la edad de aparición puede alcanzar los 45 años.

La Demencia tipo Alzheimer se caracteriza por un modo de aparición sutil e insidioso. El curso de la Enfermedad de Alzheimer es gradual y progresivo con un declive de las facultades cognitivas, que tienen un fuerte impacto en el estilo de vida, la autonomía y el ámbito social de la persona afectada.

nerviosismo antes de su período

El diagnóstico de este tipo de demencia se lleva a cabo por exclusión, es decir, cuando los déficits cognitivos no caracterizan otras condiciones patológicas del sistema nervioso central o no son atribuibles a los efectos de una o más sustancias. El diagnóstico es probabilístico y su certeza solo puede alcanzarse mediante el examen post-mortem del cerebro, destacando la presencia de placas seniles y degeneración neurofibrilar. La precisión del diagnóstico, sin embargo, resulta bastante satisfactoria gracias a la combinación de pruebas clínicas, de neuroimagen y sobre todo neuropsicológicas.

La Enfermedad de Alzheimer fue descrito por primera vez en 1906. El psiquiatra y neuropatólogo alemán Alois Alzheimer describe el caso de su paciente, Auguste Deter, que mostraba signos de deterioro cognitivo, alucinaciones y pérdida de habilidades sociales. La autopsia post-mortem del paciente reveló el cuadro histopatológico característico de esta enfermedad, a saber, la presencia de ovillos neurofibrilares y placas amiloides.

los etiopatogenia del Enfermedad de Alzheimer , incluso hoy, no es del todo claro y definitivo. Las diferentes hipótesis formuladas resaltan diferentes factores que pueden interactuar entre sí. Entre estos, por ejemplo, factores genéticos, envejecimiento, agentes tóxicos y factores vasculares.

Los factores de riesgo de la Enfermedad de Alzheimer Soy:

  • Edad avanzada
  • El genotipo de apoliproteína E (ApoE)
  • Sexo femenino
  • Escolaridad baja

Los factores protectores de Enfermedad de Alzheimer Soy:

  • Alto nivel de educación
  • Realizar actividad física regular
  • Consumo limitado de alcohol
  • Dieta mediterránea

Los factores pronósticos del Enfermedad de Alzheimer Soy:

  • Edad de inicio (un inicio temprano se relaciona con una evolución más rápida)
  • Inicio temprano de signos extrapiramidales
  • Manifestaciones psicóticas
  • Trastornos del habla (predictor confirmado de la evolución)

La Enfermedad de Alzheimer se caracteriza por cambios estructurales que afectan al cerebro. Estas consecuencias cerebrales pueden considerarse microestructurales y macroestructurales.

El examen histopatológico revela la presencia fundamental de placas amiloides y ovillos neurofibrilares. En el cerebro afectado Alzheimer estas dos lesiones ocurren en mayor medida y en áreas cerebrales diferentes que en el cerebro de individuos sanos que envejecen.

Las placas de amiloide son depósitos anormales de un péptido llamado β-amiloide. Estas placas se desarrollan en el espacio extracelular y las neuronas adyacentes a ellas están inflamadas y deformadas. La presencia de las células de la microglía indica un intento de eliminar las células dañadas y las placas amiloides. Los estudios genéticos son esenciales ya que el péptido β-amiloide se deriva de la escisión de una proteína precursora llamada β-APP, que está codificada por un gen ubicado en el cromosoma 21.

Los ovillos neurofibrilares son lesiones que se desarrollan en el citoplasma de la neurona. Las mutaciones en el gen tau pueden cambiar la forma en que la proteína tau se une a los microtúbulos, que permiten que las neuronas transporten sustancias. Los tejidos neurofibrilares están, por tanto, constituidos por depósitos fibrosos debidos a acumulaciones intracelulares de proteínas tau anormales.

A lo largo de los años, todo el cuerpo humano sufre cambios progresivos debido al envejecimiento. Estas alteraciones también involucran al cerebro.

El envejecimiento normal adquiere un aspecto altamente patológico en Enfermedad de Alzheimer . La característica cerebral más importante es la atrofia debido a la pérdida progresiva de neuronas.

Las técnicas de neuroimagen funcional y estructural son extremadamente fundamentales para el estudio de la estructura y / o funcionalidad del cerebro. La tomografía axial computarizada (TC) y la resonancia magnética (RM) muestran una reducción en el volumen y peso de la sustancia cerebral en pacientes con Enfermedad de Alzheimer en comparación con sujetos sanos.

La atrofia, además de conducir a un agrandamiento de los surcos cerebrales y dilatación ventricular, afecta principalmente al lóbulo temporal medial. En esta zona, el hipocampo está más dañado. La atrofia hipocampal refleja los déficits mnésticos y de desorientación, característicos de Demencia de Alzheimer .

La pérdida neuronal también ocurre en la neocorteza. Una mayor atrofia cortical puede estar relacionada con mecanismos de no uso. De hecho, junto con los fenómenos de muerte celular que en realidad afectan solo a un número limitado de áreas cerebrales, quizás el problema más grave, por las consecuencias que provoca, es la atrofia celular y la reducción de la actividad de las células nerviosas aún vivas (Moro y Filippi, 2010).

Le fasi degenerative del morbo di Alzheimer

La progresión de la morbo di Alzheimer es inexorable. Los expertos han desarrollado 'etapas' para describir cómo las habilidades de una persona cambian de su funcionalidad normal.

Esta imagen, caracterizada por siete etapas , se basa en un sistema desarrollado por Barry Reisberg, M.D., director clínico del Centro de Investigación de Demencia de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York:

Fase 1: funcionalidad normal

La persona no sufre problemas de memoria. Una visita a un médico no muestra evidencia de síntomas de demencia .

Etapa 2: deterioro cognitivo muy leve (es posible que estos sean cambios normales relacionados con la edad o los primeros signos de morbo di Alzheimer )

La persona puede informar de una sensación de pérdida de memoria: olvidar palabras familiares o la ubicación de objetos cotidianos. Sin embargo, ninguno síntoma de demencia puede ser detectado durante una visita médica o por amigos, familiares o compañeros de trabajo.

Etapa 3: deterioro cognitivo leve. Un leve deterioro cognitivo (el morbo di Alzheimer pueden ser diagnosticados con estos síntomas en una etapa temprana en algunas personas, pero no en todas).

Amigos, familiares o compañeros de trabajo comienzan a notar dificultades. Durante un examen médico completo, los médicos pueden detectar problemas de memoria o concentración. Las dificultades más comunes a las que se hace referencia en la etapa 3 incluyen:

  • Dificultad obvia para encontrar la palabra o el nombre correctos.
  • Dificultad para recordar nombres cuando se presentan personas nuevas
  • Dificultades significativamente mayores para realizar tareas en entornos sociales o laborales.
  • Olvídate de las cosas que acabas de leer
  • Perder o no encontrar un artículo de valor
  • Aumento de problemas de planificación u organización

Etapa 4: deterioro cognitivo moderado ( enfermedad de Alzheimer leve o en fase precoce)

En este punto, un examen médico completo debería poder detectar síntomas claros en varias áreas:

  • Olvido de hechos recientes
  • Capacidad deficiente para realizar cálculos aritméticos mentales desafiantes, por ejemplo, contar desde 100 de siete a siete
  • Mayor dificultad con tareas complejas, como planificar la cena para los invitados, pagar facturas o administrar las finanzas
  • Olvidando tu historia personal
  • Carácter cada vez más temperamental o reservado, especialmente en situaciones que son social o mentalmente exigentes

Etapa 5: deterioro cognitivo moderadamente severo ( enfermedad de Alzheimer moderada o etapa intermedia)

Las lagunas en la memoria y el pensamiento se hacen evidentes y las personas comienzan a necesitar ayuda con las actividades diarias. En esta etapa, los afectados por la morbo di Alzheimer podría:

  • No poder recordar su dirección o número de teléfono o la escuela secundaria o universidad donde se graduó
  • Confundirse acerca de dónde está o qué día está
  • Tener problemas para realizar cálculos aritméticos mentales menos exigentes, por ejemplo, contar hacia atrás desde 40 de cuatro a cuatro, o de 20 de dos a dos.
  • Necesita ayuda para elegir la ropa adecuada para la temporada u ocasión.
  • Aún recordando detalles importantes sobre ellos mismos y su familia.
  • Todavía no necesita ayuda para comer o usar el baño

Etapa 6: deterioro cognitivo severo ( enfermedad de Alzheimer moderadamente grave o en la fase media)

La memoria continúa deteriorándose, pueden producirse cambios de personalidad; las personas necesitan mucha ayuda para realizar sus actividades diarias. En esta etapa, estas personas pueden:

  • Perder la conciencia de las experiencias más recientes y su entorno.
  • Recordar su nombre, pero tener dificultades para recordar su historial personal
  • Distinguir rostros conocidos y desconocidos, pero tienen dificultad para recordar el nombre de un cónyuge o persona que los cuida.
  • Necesita ayuda para vestirse adecuadamente y, si no tiene el control, comete errores como usar pijamas sobre la ropa de día o usar zapatos con el pie equivocado
  • Experimentar cambios importantes en los patrones de sueño: dormir durante el día y estar inquieto por la noche
  • Necesita ayuda para manejar ciertos detalles de higiene personal (por ejemplo, tirar de la cadena del inodoro, limpiar con papel higiénico o desecharlo adecuadamente)
  • Tener problemas cada vez más frecuentes para controlar la vejiga o el intestino.
  • Experimentar cambios notables en la personalidad y el comportamiento, que incluyen sospechas y delirios (como creer que la persona que lo ayuda es un tramposo) o un comportamiento incontrolable o repetitivo, como retorcerse las manos o triturar toallas de papel
  • Tiende a vagar o perderse

Etapa 7: deterioro cognitivo muy severo ( morbo di Alzheimer grave o etapa tardía)

En la etapa final de esta enfermedad, la persona pierde la capacidad de responder a su entorno, de mantener una conversación y, posteriormente, de controlar los movimientos. El individuo aún puede usar palabras o frases. En esta etapa, se necesita mucha ayuda con el cuidado personal diario, como comer o ir al baño. Se puede perder la capacidad de sonreír, sentarse sin apoyo y sostener la cabeza. Los reflejos se vuelven anormales. Los músculos se vuelven rígidos. La deglución se ve afectada.

Demencia frontotemporal pressenil (DFT) y la importancia del diagnóstico diferencial con el trastorno bipolar y la psicosis

Anuncio En los últimos 15 años ha habido un aumento en los casos de demencia frontotemporal pre-senil (FTD) . Es la cuarta forma más frecuente de demencia después de morbo di Alzheimer , la demencia vascular y el Demencia con cuerpos de Lewy .

A diferencia de los tres últimos, que tienden a comenzar después de los 65 años, el demencia frontotemporal pre-senil tiende a comenzar alrededor de los 40 años y progresa mucho más rápido que otros cuadros. El aumento de casos de demencia frontotemporal pre-senil representa una alarma que se da dado el inicio a una edad en la que el paciente se encuentra en plena actividad de su vida familiar, relacional y laboral.

Históricamente, las características clínicas de la demencia frontotemporal pre-senil fueron delineados por el psiquiatra alemán Arold Pick (Pick, 1982). El trastorno puede manifestarse en tres variantes diferentes dependiendo de las áreas cerebrales inicialmente involucradas en el deterioro: afasia progresiva no fluida, donde el área de producción del lenguaje o la corteza frontal dorsolateral inicialmente degenera; demencia semántica , donde el área de conocimiento semántico o la corteza temporal inicialmente degenera; variante conductual demencia frontotemporal . La última forma comienza con la degeneración de las áreas responsables del comportamiento social, la inhibición de impulsos y el comportamiento estratégico, a saber, las cortezas orbito-frontal y ventro-frontal frontal.

Dado el funcionamiento reducido en estas áreas, los síntomas visibles son muy similares a cuadros psicóticos como en el caso del entumecimiento emocional, falta de empatía , irritabilidad, agresión, antisocialidad, comportamiento de acumulación , estereotipias verbales y motoras, o hasta cuadros bipolares como en el caso de la apatía, la hipomanía y la desinhibición (Bathgate et al., 2001).

Dada la similitud de las manifestaciones sintomatológicas, la variante conductual demencia frontotemporal a menudo se diagnostica al inicio como un trastorno psiquiátrico y el paciente suele ser enviado a un psiquiatra o un centro psiquiátrico. Tras esta derivación, el paciente suele realizar un período de hospitalización o consulta periódica con el psiquiatra en el que toma una farmacoterapia indicada para la psicosis, en caso de que predominen síntomas de tipo psicótico, o para la trastorno bipolar , en caso de que prevalezca la hipomanía o la desinhibición.

Es fácil pensar que el tratamiento psico-famacológico de otras patologías distintas a la en curso puede complicar el cuadro y ayudar a enmascarar el síndrome primario durante mucho tiempo, retrasando el diagnóstico y posibles intervenciones. Dado que se trata de un proceso de degeneración de las cortezas cerebrales, el trastorno seguirá empeorando, implicando siempre di múltiples áreas de operación cognitiva, emocional y motora para las que la terapia psicofarmacológica no está indicada y ni siquiera es suficiente para gestionar la complejidad de las consecuencias del trastorno. El diagnóstico precoz tiene la función de activar de forma inmediata todos los servicios necesarios para limitar el daño físico, económico, emocional y / o patológico del desarrollo emocional en caso de presencia de menores, y acompañar al paciente y su familia en el manejo del trastorno de la forma más eficaz. posible.

El desconocimiento total del paciente de sus propios síntomas y comportamientos de imitación y dependencia ambiental son aspectos característicos de demencia frontotemporal pre-senil que no se encuentran en la psicosis y el bipolarismo. El examen neuropsicológico es necesario para identificar el funcionamiento de las habilidades ejecutivas y confirmar o excluir el diagnóstico. Una vez realizado el diagnóstico, la intervención preferida es atender al paciente por un equipo formado por un psiquiatra, un neurólogo y un geriatra, la activación del apoyo psicológico, social y legal para la familia.

Demencia y depresión

En los últimos años se ha producido un cambio notable en la consideración de síntomas depresivos de los ancianos , hemos pasado de una visión pesimista que los consideraba como un aspecto inherente al envejecimiento a un enfoque que los considera la expresión de una patología independiente de ella y para la cual se pueden implementar intervenciones terapéuticas efectivas (Anderson, 2001) .

Reconocimiento temprano, diagnóstico e inicio del tratamiento de depresión en los ancianos presenta diversas oportunidades para mejorar la calidad de vida, prevenir el sufrimiento o la muerte prematura y mantener niveles óptimos de funciones y autonomía.

En algunos casos, el límite entre demencia y depresión a menudo es incierto. Aunque la relación entre demencia y depresión ha sido objeto de investigación en el campo de la psiquiatría geriátrica en las últimas décadas, las consideraciones clínicas están en constante evolución.

El conocimiento actual en esta área comenzó con los trabajos de Roth (1955) y Post (1962) quienes postulaban que demencia y depresión constituyen dos trastornos separados y distintos. La dificultad para distinguirlos fue enfatizada por Kiloh, quien en 1961 retomó el término introducido por Maddem (1952) de pseudodemencia con el que describe un cuadro clínico caracterizado por una sintomatología comparable a la de demencia primaria , pero en realidad secundario a depresión y generalmente reversible.

La diagnóstico de pseudodemencia se basa en la ausencia del sustrato orgánico específico de demencia y su reversibilidad. El diagnóstico diferencial entre las primeras etapas de demencia es un desorden depresivo con inicio tardío puede ser difícil debido a la manifestación simultánea de síntomas cognitivos, como déficit de memoria y falta de concentración, y otros síntomas, como apatía, retraimiento social y falta de energía.

Más recientemente, los conocidos entre demencia y depresión inclinarse hacia la evidencia de que el depresión con síntomas cognitivos reversibles puede ser un síntoma de demencia, en lugar de un trastorno distinto y separado. Otra posibilidad es que el depresión puede constituir un factor de riesgo para la demencia.

La importancia de depresión en progreso demencia está subrayado por sus consecuencias. Desde el depresión es una condición potencialmente reversible, su tratamiento podría evitarlos. Sus consecuencias son un empeoramiento de la calidad de vida, un mayor deterioro en las actividades diarias, una mayor predisposición a desarrollar trastornos físicos, una institucionalización precoz y una mayor carga para los cuidadores.

La frecuente convivencia entre las dos condiciones ha estimulado la formulación de diferentes explicaciones sobre su posible asociación.

Uno de estos es el depresión como una expresión de proceso demente . Según esta explicación el depresión no parecería un síndrome autónomo, patogénicamente distinto de Demencia de Alzheimer como lo requiere la comorbilidad, pero como una constelación de síntomas, expresión del mismo daño biológico que subyace proceso demente o mecanismos bioquímicos relacionados. Se han propuesto dos hipótesis para explicar la correlación entre sintomas depresivos y síntomas cognitivos:

imagenes de juegos de azar
  1. La primera hipótesis postula que la depresión puede representar un prodome de demencia, en lugar de un trastorno distinto, que incluso puede preceder por mucho tiempo a la aparición del déficit en toda regla. En otras palabras, algunos pacientes pueden ser portadores de una demencia subclínica en el que la depresión transitoria actuaría como una especie de detector temprano de la condición subyacente. Un posible mecanismo estaría en la pérdida de neuronas noradrenérgicas, que se pueden encontrar tanto en Demencia de Alzheimer que en el depresión.
  2. La segunda hipótesis postula que la depresión actuar como factor de riesgo para la evolución de la demencia.

La otra explicación posible es que el depresión es una entidad clínica independiente de la proceso demente : para utilizar correctamente el concepto de comorbilidad, los síndromes en cuestión deben ser mutuamente distinguibles desde un punto de vista patogénico. Según algunos autores, las modificaciones neuroquímicas que acompañan a las imágenes de depresión mayor en el contexto de un demencia primaria son cualitativamente diferentes de los asociados con demencia, corroborando así los criterios diagnósticos del DSM-5 para depresión mayor en la demencia primaria. Algunos autores, siguiendo un criterio ex adiuvantibus, subrayan que la sintomatología depresiva en el demente A menudo responde al uso de terapia antidepresiva, apoyando esta hipótesis. De hecho, si yo sintomas depresivos pertenecía a imagen loca , la respuesta tendería a estar ausente y solo un posible tratamiento del trastorno cognitivo podría resolver el síndrome afectivo. Se ha postulado que el depresión mayor en la demencia de Alzheimer se asocia con una vulnerabilidad preexistente al trastorno del estado de ánimo no expresado previamente, insatisfecho por los cambios cerebrales en el curso de demencia primaria.

Ciertamente hay depresión, si precede o acompaña al demencia, es una fuente de sufrimiento y discapacidad no solo para el paciente sino también para el cuidador y, por tanto, requiere una terapia adecuada independientemente de su posible efecto preventivo. Diferenciar claramente depresión y demencia Como hemos visto, es muy difícil porque los dos síndromes tienen algunos síntomas que se superponen.

Los elementos que diferencian la depresión desde demencia son su inicio y conciencia usualmente rápidos e identificables de sujeto deprimido sus síntomas cognitivos y su gravedad. Allí Demencia de Alzheimer , por otro lado, comienza de forma progresiva y el paciente no es consciente de la gravedad de sus propios trastornos. los paciente deprimido es muy detallado en la presentación de sus dificultades e incapacidades, no intenta resolver los problemas de memoria y parece triste cuando se enfrenta a situaciones que lo ponen en dificultades. La pérdida de interés y la anhedonia son globales, la desaceleración afecta a todas las capacidades y la intensidad de las quejas no está relacionada con el trastorno cognitivo actual. En demencia el sujeto, en cambio, no se queja mucho, tiende a disminuir su propia incapacidad, intenta por todos los medios suplir los déficits de memoria y permanece indiferente ante situaciones que pueden ponerlo en dificultades. Los síntomas vegetativos típicos del depresión y existe una relación directa entre las alteraciones cognitivas manifiestas y la conducta.

Para realizar el diagnóstico diferencial es necesario evaluar longitudinalmente tanto i sintomas depresivos que funciones cognitivas. Las escalas más utilizadas para evaluar el estado de ánimo en los ancianos son la GDS, la HAM-D y la Cornell Depression Scale.

El diagnóstico diferencial de pseudodemenza depresiva de demencia primaria es fundamental ya que la primera, si se reconoce, trata y trata adecuadamente, suele constituir un trastorno generalmente reversible.

Entrenamiento cognitivo para la demencia

los entrenamiento cognitivo para la demencia proporciona programas complejos que entrenan los procesos cognitivos dañados o mejoran las capacidades residuales a través de actividades específicas, pero que también pueden incluir métodos de compensación, como el uso de estrategias y herramientas, y el manejo de los síntomas emocionales-conductuales resultantes de la patología cerebral.

los entrenamiento congnitivo Consiste en la administración repetida y guiada de ejercicios diseñados específicamente para estimular funciones cognitivas específicas, e incluye ejercicios para el aprendizaje de material verbal o visoespacial, ejercicios para memoria de procedimiento , Para el memoria episódica o espaciales, ejercicios de atención sostenida y dividida, ejercicios de resolución de problemas , ejercicios para habilidades práxicas y gnóticas, etc.

En personas con enfermedad degenerativa la training cognitivo para la demencia tiene la función de actuar para frenar el deterioro cognitivo.

Por que preocupacion tratamiento de las demencias Ha habido un uso cada vez mayor y más temprano de técnicas de estimulación cognitiva, con resultados positivos en la ralentización del déficit cognitivo, tanto que muchos entrenamiento cognitivo ahora se incluyen en los programas de salud de algunos países.

En los programas de rehabilitación dirigidos a personas con déficit cognitivo tras una lesión cerebral, por otro lado, i entrenamiento cognitivo están destinados a recuperar y compensar las habilidades deterioradas cuando sea posible.

La rehabilitación cognitiva es un concepto muy amplio y se basa en el concepto de plasticidad cerebral o la capacidad del cerebro para cambiar y reestructurarse en respuesta al entorno y nuevos estímulos. La práctica repetida de habilidades cognitivas específicas puede guiar al cerebro en la reorganización funcional alterando las habilidades perdidas debido a una lesión o reforzando las habilidades conservadas.

Bibliografía:

  • Federación de Alzheimer Italia “Las fichas de información. Panorama de la demencia '. DESCARGAR

Demencia: para obtener más información:

Morbo di Alzheimer

Morbo di AlzheimerLa enfermedad de Alzheimer es una enfermedad degenerativa, es una de las demencias e implica 7 fases de deterioro cognitivo progresivo.