A pesar del tratamiento, muchos pacientes con trastorno bipolar sufren de deterioro del funcionamiento y disminución de la calidad de vida. Sin duda, una buena colaboración entre pacientes y profesionales podría influir positivamente en los resultados del tratamiento.

Anuncio los trastorno bipolar es un trastorno crónico de estado animico, caracterizado por episodios recurrentes depresores y maníaco o hipomaníaco (AAI, 2000). La prevalencia a lo largo de la vida de este tipo de trastorno varía del 1,5% al ​​2,4% (De Graaf, Ten Have, Van Gool y Van Dorsselaer, 2011), lo que resulta en un funcionamiento notablemente deteriorado y una disminución en la calidad de vida. Además, los pacientes consideran que los síntomas depresivos son más intensos y debilitantes que los maníacos (IsHak et al., 2012).



tics nerviosos causas psicológicas

En concreto, se ha desarrollado un Programa de Atención Colaborativa para este tipo de pacientes, que pone un fuerte énfasis en la calidad de alianza de trabajo . La investigación sobre los efectos de la alianza de trabajo entre los profesionales de la salud mental y los pacientes con trastorno bipolar sobre los resultados del tratamiento es limitada, aunque revela que una buena alianza se asocia con una disminución del tiempo pasado en la fase depresiva (Gaudiano & Miller, 2006), una disminución de pensamientos suicidari (Ilgen et al., 2009) y una mejor adherencia al tratamiento (Perrone et al., 2009). Por tanto, este estudio se centra en los beneficios de la alianza de trabajo terapéutico y en qué aspectos del terapeuta contribuyen positiva o negativamente a la recuperación de un episodio depresivo.

Los participantes de la investigación fueron reclutados mediante el método de gráficos de vida (LCM) recopilados por los examinadores a través de entrevistas telefónicas. Es una herramienta de autoevaluación para pacientes con trastorno bipolar, cuyo objetivo es investigar la gravedad de los síntomas. Los criterios de exclusión fueron los siguientes: presencia de manía o depresión muy severa, curso estable de la enfermedad en el último año, incapacidad o voluntad de dar el consentimiento informado.

Todos los pacientes considerados aptos (N = 18) fueron, a su vez, invitados a participar en el estudio actual. De estos, cuatro interrumpieron la entrevista y no completaron la investigación. En este punto, a cada participante se le entregó una entrevista semiestructurada basada en una lista de temas fundamentales. La entrevista comenzó, en primer lugar, con la recopilación de características de fondo y la enfermedad; Posteriormente se evaluó el cuadro depresivo actual, explorando, en particular, el último episodio depresivo experimentado por el paciente, partiendo de la pregunta: '¿Me puede contar más cómo vivió ese episodio?'; finalmente, se exploró el tema de la alianza de trabajo con el terapeuta durante el episodio depresivo. Específicamente, los argumentos se basaron en dos fuentes: (1) los ítems de la Working Alliance Iventory Scale, basada en las tres dimensiones de Bordin (objetivos, tareas y vínculos), para medir la calidad de la alianza (Horvath & Greenberg, 1989). ), y (2) las características típicas de la alianza de trabajo según el programa Collaborative Care, como la naturaleza específica de la colaboración entre paciente y clínico, identificación estructurada y evaluación de los objetivos del tratamiento.

Anuncio El terapeuta de referencia crea un 'ambiente acogedor' ('Holding Environment' de Winnicott, 1965), es confiable, presente, empático, da la bienvenida y acepta con una actitud que no juzga (Meyer, 1993; Winnicott, 1965). De esta forma permite que el paciente comprenda lo que está sucediendo en su vida, reduciendo el estado de confusión. Al hacerlo, también se anima al paciente a que adopte una actitud activa en el proceso de rehabilitación. Para construir una alianza de trabajo buena y sólida, los pacientes deben sentir que el médico se toma el tiempo para conocerlos como personas, más allá de la enfermedad (Kirsh y Tate, 2006).

Además, el programa de asistencia colaborativa (CC) enfatiza la importancia de colaborar y crear buenas alianzas dentro del equipo (Van der Voort et al., 2015). Específicamente, los pacientes del estudio confirmaron los principales elementos del programa CC, en relación con la alianza de trabajo: el esfuerzo activo del terapeuta para adaptar el tratamiento a las necesidades del paciente, la posición del clínico como gestor de atención, su coordinación y su continuidad, pero al mismo tiempo disponible para el paciente. Uno de los módulos de intervención más apreciados del programa CC, por parte de los pacientes del estudio, es el relativo a la resolución de problemas: operador y paciente tienen la oportunidad de colaborar en la resolución de problemas personales, estimulando el redescubrimiento de un sentido de control y, al mismo tiempo, promoviendo una buena alianza de trabajo.

En conclusión, los resultados revelan que los temas clave que han caracterizado el apoyo que los profesionales de la salud mental han brindado a los pacientes durante su recuperación son: crear un ambiente seguro y solidario y brindar aclaraciones sobre el trastorno.