Cognición encubierta: cómo la ropa afecta nuestros pensamientos.

Cognición envuelta: llevar un traje en lugar de otro ejerce una influencia justa en la percepción que tenemos de nosotros mismos.