En el textoEl juego de las parteslos dos autores ilustran cómo algunos aspectos de nuestra mente tienden a prevalecer sobre otros, a menudo interfiriendo con una correcta resolución de las situaciones que encontramos.

culpa patológica

Anuncio Ayudados por dibujos sugerentes, estimulantes y divertidos, su objetivo es ayudar al lector a aprender a manejar todas sus máscaras. Nuestro comportamiento habitual, de hecho, a veces puede crearnos problemas y por ello puede ser útil alejarnos de esos modelos disfuncionales, en busca de nuestro yo más auténtico, que también nos permite mejorar nuestra relación con los demás. Cuando un aspecto de nuestro comportamiento es particularmente evidente (por ejemplo, somos hipercríticos, hiperactivos, superorganizados, irritables, ...), esto puede indicar que una de las partes internas es preeminente en el control de nuestra vida y que no deja espacio para las demás. . El libro está dirigido principalmente a pacientes y legos de la psicología, para ayudarlos a comprender cómo interactuar con las diversas partes de sí mismos; Sin embargo, puede ser útil para psicólogos y psicoterapeutas que no estén específicamente capacitados en el modelo de Sistemas Internos de Familia (IFS), es decir, un enfoque sistémico aplicada a la terapia individual, propuesta por Schwartz, que conceptualiza a las personas como resultado del entrelazamiento de diferentes partes interconectadas, que en ocasiones pueden entrar en conflicto entre sí.



El libro se abre con una introducción a los conceptos básicos del modelo, con dibujos animados y ejemplos concretos: tenemos una conciencia diaria, activada en un momento concreto, y una conciencia 'sobrante': es decir, son parte de nosotros, pero que pueden permanecer en silencio. si es inapropiado o no útil en relación con la situación en la que se encuentra. Sin embargo, estas sensibilizaciones no se distinguen solo en función del área de competencia, sino que contienen elementos transversales (por ejemplo, la parte clínica, la parte analítica, la parte interesada), por lo que en ocasiones puede resultar complejo entender cuándo es útil activar cada componente; además, estas diversas “partes” interpretan las percepciones de una manera específica: una oración dicha en el trabajo tiene un peso diferente que una oración dicha por un amigo. Cada parte también se caracteriza por cuatro dimensiones: sensorial, emotiva , verbal e imaginativo.

Anuncio Es el Sí mismo el que nos permite acceder a las partes apropiadas en los momentos apropiados; cuando estamos en el Ser estamos tranquilos y compasivos y somos capaces de observar cada parte, conocerla y aceptarla. Cada parte fue creada para responder a necesidades físicas, psicológicas o sociales, para permitirnos sobrevivir, tener interacciones sociales, manejarnos en la vida diaria. Sin embargo, algunos componentes están en conflicto entre sí o tienen que competir para poder 'activarse' y ser seleccionados en una circunstancia determinada. Cuando ocurre un conflicto, se puede resolver mediante negociación; en cambio, sería contraproducente ignorar una de nuestras partes, con la esperanza de dejarla de lado.

El libro también presenta un tipo particular de partes: los exiliados, es decir, los miembros que nunca tienen acceso a la sala de estar, encerrados y excluidos porque son socialmente inaceptables o porque causan dolor, por ejemplo al recordar recuerdos traumáticos; Para ello, solemos utilizar otros partidos, los 'bomberos', es decir, esos comportamientos autodestructivos que bloquean temporalmente el dolor que activarían los exiliados.

El libro es útil ya que promete explicar e ilustrar el mundo interno de cada uno de nosotros de una manera sencilla y clara, evitando palabras difíciles y utilizando en su lugar términos y dibujos evocadores; Sobre todo para quienes no están formados, de hecho, puede ser útil representarse como en una sala de estar que alberga a diferentes personajes, con el fin de entender cómo trabajamos y cómo hay diferentes partes de nosotros que nos permiten afrontar la vida cotidiana.