Ya no puedes decir 'él es más fuerte que yo', ahora puedes manejar la agresión. (2)

Algunos factores de nuestro cuerpo como las hormonas, la glucosa e incluso los genes nos muestran cómo podemos intentar controlar la agresividad y la impulsividad