La perfecto cuento de hadas de Daniela Bruno representa una importante contribución a la comprensión del uso de las formas narrativas como herramienta para procesar todos los aspectos de la existencia. El autor presenta el libro volviendo sobre los pasos que llevaron al nacimiento de la cuento y reconoce sus raíces en el pensamiento mágico, recurso creativo utilizado por el hombre desde tiempos prehistóricos para explicar su finitud.

Desde las primeras formas de agregación identitaria y de sabiduría condensada en el mito, hasta la atención a los hechos del hombre y a la religión en la leyenda, hasta la develación de la función educativa de cuento , la cultura popular siempre ha ofrecido herramientas válidas para la transición a través de las edades de la vida.



Un viaje que desvela muchas curiosidades que se esconden detrás de esas historias de entretenimiento, que con el tiempo sufren la influencia de quienes las guardan y captan la atención de grandes y pequeños. En el vasto panorama histórico, narrado con extrema capacidad de síntesis, caminamos en el pensamiento de sus exponentes más famosos Perrault, I Grimm, Propp, Pitrè, Calvino, Gatto Trocchi y los psicoanalistas Freud, Kaës, Bettelheim.

La lectura psicoanalítica del cuento de hadas

Unas líneas más adelante nos atrapa una intuición que deja en claro la existencia universal de esa ineludible necesidad humana de contar y escuchar historias y su por qué. No es casualidad que la reflexión sobre la lectura antropológica freudiana de la sociedad nos acerque a lo más ecológico que podemos reconocer cuento , que es un motor para la superación de la pareja simbiótica madre-hijo y para la maduración de sexualidad . Como señala el autor

la cuentos de hadas están a favor del desarrollo, presionan por la transformación, el crecimiento, no aceptan situaciones escleróticas, que defienden del miedo al cambio.

El emblemático 'érase una vez' introduce la narrativa asegurando al oyente que el evento que se cuenta no es parte de nuestro tiempo y, al mismo tiempo, sugiere el privilegio de conocerlo. La referencia a la contribución de Winnicott es muy acertada y pone el énfasis en la escucha, que se libera dentro de un espacio compartido de relación y permite la distinción entre realidad y fantasía.

Anuncio El corazón del texto está impregnado de los elementos clave del cuento , los personajes y sus temas y su valor en la elección de la narración. Por tanto, es comprensible que al ser el cuento nacida en un contexto cultural específico, refleja sus características inmediatas, revelando su dureza o su romanticismo. La oportunidad de conocer a los pobres, que se redimen de su estado de pobreza a través de las penurias y el coraje, o la madrastra, herramienta para la elaboración de la separación ya no en clave persecutoria sino tolerable, se esconde en las páginas de cuento que elijas leer. No puede faltar una referencia al cazador, el buen carácter, símbolo de la función protectora paterna, el príncipe, que se aventura en la edad adulta superando pruebas desconocidas y la anciana, entre los personajes recurrentes en muchos cuentos de hadas .

La fantasía y la magia encuentran siempre un lugar privilegiado en cuentos de hadas y pueden presentarse a través de la bruja, que dificulta la maduración sexual y preserva la adicción, o el ogro, emblema de la codicia que devora los buenos objetos. sin embargo, el cuentos de hadas que sobre todo parecen captar la atención de los más pequeños son aquellos en los que el protagonista es un animal, el más famoso es sin duda el lobo, testimonio de la parte violenta de la personalidad, ligado a una oralidad que exige satisfacción inmediata y encuentro con lo prohibido. Para los amantes del final feliz incluso después de la muerte, se debe prestar especial atención al caso de las 'casi muertas', a menudo desafortunadas niñas que caen presa de la muerte a merced de los acontecimientos, pero que vuelven a la vida porque son salvadas por una intervención heroica, un renacimiento en términos de alcanzar la madurez.

niños y tecnología

Dado que aquí hablamos de desarrollo, el tema central en la cuidadosa revisión que nos ofrece el autor es la separación y el encuentro con el otro reconocido como diferente de uno mismo. En este mismo proceso no se puede descuidar el incesto, la postergación del delito, es decir el matrimonio con el progenitor del sexo opuesto y el conocimiento del tercero, son funcionales para el logro de la maduración sexual.

La narrativa se convierte en el escenario de la evolución natural del hombre y, como tal, parece estar caracterizada por sentimientos positivos y negativos. La gratitud aparece entre las páginas, como un sentimiento indispensable para comprender la propia bondad y la de los demás, muchas veces representada por una figura materna que tiene aspectos buenos y malos, clara referencia de Bruno a la aportación kleiniana. La codicia y la envidia, por el contrario, invitan a la reflexión sobre la expansión infinita de lo que nos pertenece y que tiene su raíz en la necesidad del recién nacido, exclusivo y constante, del pecho para sí mismo, o en ese instinto de destruir lo que es. bueno.

Si como dice el autor

la cuentos de hadas Pueden liberar recursos para la mente, lo que aumenta el estado de bienestar.
Se debe prestar especial atención a aquellos en los que el tema de la muerte está en el centro y hay varios testimonios. Continuamos en este itinerario de sentimientos, captando incluso los difamatorios entre las páginas, que como tales a veces constituyen una garantía de atención para niños .

Lo que no debe sorprender es que esta hilaridad esté ligada al narcisismo de los primeros años de vida y por tanto al autoerotismo y la agresividad de la oralidad y de retener o soltar las heces. Incluso la estupidez humana se afronta de forma divertida y tranquilizadora, a través de la imagen del tonto que, por ingenuo que sea, prueba caminos inexplorados y se ve recompensado por ello. La representación de lo que pasa en el escenario, al igual que en el sueño, es producto de un funcionamiento psíquico infantil en el que el sentimiento de omnipotencia juega sus cartas haciendo todo posible e invencible al individuo.

La función del cuento de hadas.

La última parte del texto cambia el foco de atención de la estructura a la función del cuento . Una herramienta de observación insustituible, con la que la autora ha experimentado ampliamente durante su profesión como psicóloga, psicoterapeuta, dedicada a la formación de profesores y al asesoramiento de padres.

Anuncio El uso de un 'lienzo proyectivo', por lo que define el cuento , dispuesta a acoger impresiones y pensamientos libres de prejuicios, sólo puede revelar su riqueza a quienes comprenden su utilidad, siempre que el sentido común y el gusto personal definan un marco adecuado.

Es probable que nadie haya pensado jamás en atribuir tantas funciones a esta forma narrativa, que si se juega en una relación empática y sin prejuicios devuelve una emoción impensable 'digerida', otorga una perspectiva de uno mismo y de los demás en la que la ambivalencia es tolerado, en el que sentimiento de culpa ya no es prevaricador, en el que uno se abre a la colaboración y al compartir. Finalmente debemos reconocer el cuento un encanto inagotable y ese carácter polisémico e inclusivo que aún hoy lo convierten en un instrumento de conocimiento de uno mismo y del mundo y que el autor ha logrado comunicar de manera sugerente.

Al principio fue una cita hecha en medio del estruendo que produjo, luego la lectura de una línea, luego un párrafo, luego un capítulo. Al final las historias ya no daban miedo [...] sino que se buscaban para crear un conjunto mental menos perturbado [...] más vinculado a la experiencia de comprender y ser comprendido
(Bruno, 2016, p.113).