Imagen: Fotolia 50996088 Chantaje emocionalEs una poderosa forma de manipulación en la que una persona cercana a nosotros amenaza, directa o indirectamente, con castigarnos si descuidamos sus expectativas. Generalmente este tipo de chantaje lo llevan a cabo las personas con las que tienes una relación cercana, personas con las que estás conectado y que quieren obtener de nosotros algo que no refleja nuestras necesidades.

Establecer relaciones interpersonales satisfactorias sin duda contribuye a nuestro bienestar y, por tanto, es comprensible que tratemos de hacer todo lo posible para mantenerlas estables en el tiempo.

sin embargoLas relaciones interpersonales a veces van acompañadas deaspectos que no son inmediatamente reconocibles, que afectan nuestras acciones, nuestra libertad, nuestro estado de ánimo y, en última instancia, nuestro bienestar. Entre estos, un aspecto fundamental es elchantaje moral.



Es una poderosa forma de manipulación en la que una persona cercana a nosotros amenaza, directa o indirectamente, con castigarnos si descuidamos sus expectativas. Generalmente este tipo de chantaje lo llevan a cabo las personas con las que tienes una relación cercana, personas con las que estás conectado y que quieren obtener de nosotros algo que no refleja nuestras necesidades. El chantajista es una persona que sabe muy bien cómo estamos hechos, no en vano es siempre una figura a la que estamos vinculados emocionalmente, y que sabe perfectamente lo que son.nuestras debilidades hasta el punto de aprovecharlas y luego debilitarlas por completo. Finalmente, nos insinúa el sentimiento de culpa, haciéndonos sentir responsables de su malestar cuando ignoramos las expectativas.

En su libro Emotional Blackmail, Susan Forward sostiene que, independientemente de cómo se exprese el chantaje, el mensaje subyacente es siempre el mismo:si no me das lo que quiero te haré pagar, por eso te castigo socavando la relación que nos une.


El sustrato sobre el que todos los
chantajistas esel miedo que tiene el otro,miedo a perder a la persona que le importa, al cambio, a ser rechazado, a perder el poder dentro de la relación, de no existir sin el otro, de morir sin el otro.

Anuncio Según Forward, hay cuatro categorías de chantajistas:punitivo,autopunitivi,víctimasesseductores.

El punitivo. Nos hacen saber exactamente lo que quieren y las consecuencias que enfrentaremos si no cumplimos. Expresiones típicas de este tipo de chantajistas son por ejemplo: si aceptas ese trabajo me iré, si me dejas ya no verás a los niños, si no aceptas trabajar horas extras, olvídate del ascenso.

El auto-punitivo.Se involucran en un chantaje más sutil y aprovechan nuestra compasión y nuestro sentimiento de responsabilidad por ellos. Su chantaje se expresa al informarnos que si no hacemos lo que ellos quieren, estarán tan molestos que ya no podrán comportarse con normalidad. En este sentido también pueden amenazar con dañar su vida, hacerse daño a sí mismos, poner en peligro su salud y felicidad.

Las victimas.No amenazan ni amenazan con hacerse daño a sí mismos, pero están dispuestos a hacernos saber de manera inequívoca que si no hacemos lo que quieren, ellos sufrirán y la culpa será nuestra.

Los seductores.Estos son el tipo más sutil de chantajistas: son los que nos animan, nos prometen amor o dinero o carrera y luego nos dejan claro que si no nos comportamos como ellos quieren, no recibiremos nada.

En realidad, no hay límites claros entre los diferentes tipos de chantaje y, en general, los chantajistas son muy buenos para enmascarar la presión ejercida para obtener lo que quieren hasta el punto de que cuando la víctima prevista se da cuenta, tiende a cuestionar su percepción. a expensas de lo que realmente está sucediendo. En consecuencia, uno se siente incómodo, usado y despojado de su libertad. En estas situaciones, corres el riesgo de tener dudas sobre tu capacidad para hacer lo que realmente quieres, y eso te hace sentir bien, cuestionando tu autoestima.

A veces no te das cuenta de que estás enredado en este tipo de dinámica manipuladora, otras veces puedes ser consciente del chantaje, pero aún así no ser capaz de afrontarlo ya que toca puntos débiles. Es por eso que reaccionamos de formas que se han aprendido de experiencias anteriores y que favorecen la persistencia del chantaje. Algunos de estosdebilidadesson, por ejemplo:

  • una necesidad excesiva de aprobaciónde las personas que amamos que nos empuja a hacer lo que nos piden, incluso si es diferente de lo que realmente queremos.

  • la necesidad de mantener la paz a toda costaevitando cualquier tipo de conflicto.

  • la tendencia a asumir demasiadas responsabilidadespor la vida de los demás que muchas veces tiene como corolario sentirse culpable por cualquier cosa que atente contra el bienestar de la persona con la que estamos en relación.

  • la tentación de renunciar al bienestar y los deseos para no ver sufrir a la persona que amamos; este último, quizás más que los otros, es una dinámica que lleva a quedar aprisionado en las necesidades psicológicas del otro, perdiendo la capacidad de analizar los problemas y la capacidad de comprender la mejor manera de resolverlos.

    maslow motivación y personalidad pdf

En cualquier caso, quizás sea apropiado enfatizar que, en general, los chantajistas no son monstruos, rara vez son impulsados ​​por la malicia, la mayoría de las veces, actúan sobre la ola de unmiedo profundo que para ellosuna vez que lo intentan y que controlan perpetrando el chantaje. Indudablemente,es una modalidad relacional definitivamente disfuncional, no solo para la persona chantajeada, sino a largo plazo para la relación misma y por lo tanto también para el chantajista. Por tanto, está claro lo importante que es salir de esta modalidad relacional.

Anuncio Cómo salir de ella.El primer paso esreconocer lo que está pasandoy darse cuenta de que están involucrados en las modalidades relacionales de un chantaje moral; el segundo paso lo da elTrate de comprender cuáles son las motivaciones profundas de las que se originan estos métodos.y finalmente es imprescindibletratar de corregir los comportamientos que nos hacen sentir mal.


En ese proceso
es absolutamente imprescindible aclarar, luego define tu posición dentro de la relación, resalta los sentimientos que sientes, afirma lo que necesitas, indica lo que estás o no estás dispuesto a aceptar, dale al otro la oportunidad de expresarse de la misma manera y por lo tanto dejando al otro la posibilidad de elegir libremente lo que pretende hacer con respecto a la continuación de la relación misma, aceptando luego sus decisiones.


Desde este punto de vista es fundamental poder aceptar el cambio, saber arriesgar y tolerar que una conducta adecuada también puede tener como resultado inmediato, aunque temporal, un malestar aún mayor que el ya experimentado; todo ello en pos de un mayor bienestar personal y un mejor funcionamiento de las relaciones en las que nos involucramos.

El hombre es un animal dotado de razón: realiza plenamente su bien, si cumple el propósito para el que nació. ¿Qué le exige esta razón? Una cosa muy fácil: que vive según la naturaleza que le es propia.

Lucio Anneo Seneca ,Cartas de LUCILIUS, 62-65

ARTÍCULO RECOMENDADO:

Manipulación en las relaciones emocionales: la forma de las cosas (2003).

BIBLIOGRAFÍA:

  • Adelante S. (2001).Chantaje emocional: cuando las personas en su vida usan el miedo, la obligación y la culpa para manipularlo. Collins Publisher. COMPRAR EN LINEA