Una larga serie de estudios e investigaciones han destacado que la condición que se presenta en el lugar de trabajo no siempre es idílica, esto se debe a que son muchos los factores que contribuyen a generar estrés y tensión laboral. Cuando las relaciones entre compañeros se caracterizan por conflictos frecuentes, y tienen como finalidad lesionar la dignidad de un sujeto, hablamos de mobbing.

El trabajo y sus deberes profesionales relacionados estimulan y contribuyen a crear la identidad personal y social del individuo; así como las relaciones interpersonales que se crean en el ámbito profesional y entre compañeros contribuyen a desarrollar la llamada satisfacción laboral.



Sin embargo, una larga serie de estudios e investigaciones han destacado que la condición que se crea en el lugar de trabajo no siempre es idílica, esto se debe a que existen varios factores que contribuyen a generar estrés y tensión laboral.

Anuncio Cuando las relaciones entre compañeros se caracterizan por conflictos frecuentes, y tienen como finalidad lesionar la dignidad de un sujeto, hablamos de mobbing. La palabra deriva del término inglés To Mob que significa Ataque, e indica un fenómeno que concierne a las relaciones interpersonales en el lugar de trabajo, donde una o más personas son sometidas a violencia psicológica con intención persecutoria y dañina, de manera sistemática y con un cierta repetición en el tiempo.

Una definición compartida en la literatura de este fenómeno es la siguiente:Forma de terror psicológico en el lugar de trabajo ejercido a través de comportamientos repetidos de agresión y acoso por parte de colegas y / o superiores.(Ege, 1996).

Por tanto, es una acción, o una serie de acciones, que son repetidas en el tiempo por uno o más abusadores con el fin de dañar a alguien de forma sistemática y con un propósito específico. La víctima es atacada intencionalmente con estrategias que tienen como objetivo su alienación psicológica, social y profesional. De hecho, las relaciones sociales de la víctima a menudo resultan en un debilitamiento, que queda relegado al aislamiento y la marginación.

Según una encuesta realizada en los países de Europa, el 8% de los trabajadores de la Comunidad afirma haber sido víctima de acoso en el lugar de trabajo (Munich y todos, 2004); esto es aproximadamente 12 millones de personas.

Son numerosas las causas de este triste fenómeno, pero se pueden agrupar en dos grupos:

  • Razones estratégicas, donde quienes se involucran en el acoso prevalecen sobre los demás para tener su propio beneficio;
  • Razones emocionales, donde hay conflictos entre personalidades, y el abusador puede en estos casos contar con el silencio de algunos de sus compañeros aliados para dañar al otro.

La acción de prevaricación suele tener el siguiente objetivo: perseguir a la víctima para que sea inducida a dejar el trabajo por iniciativa propia.

Existen varios tipos de mobbing:

también lo es la dispraxia
  • Mobbing horizontal: si lo llevan a cabo compañeros que tengan el mismo nivel profesional que la víctima.
  • Mobbing vertical: si lo realiza un superior hacia una víctima que es su empleado.
  • Mobbing de abajo hacia arriba: cuando la autoridad del superior es cuestionada por un cierto número de empleados.
  • Acoso colectivo: si se ejerce acoso sobre un grupo de trabajadores.
  • Acoso sexual: acoso sexual sin contacto físico necesario, pero con insinuaciones o bromas desagradables.

Existe una amplia variedad de acciones de mobbing, entre las más frecuentes está aislar al trabajador bloqueando los medios de comunicación a su disposición o excluyéndolo de las decisiones y aislándolo de las conversaciones; desacreditarlo humillándolo y atacando sus creencias; reducir su autoestima dándole tareas poco gratificantes; comprometer su estado de salud negándole días de vacaciones o enfermedad.

Incluso la conducta legal por parte del empleador hacia un empleado (cartas de advertencia, control del trabajo) puede convertirse en acoso si esconde una intención persecutoria.

Es un fenómeno insoportable para quienes lo padecen , no solo porque provoca un inevitable sentimiento de rechazo hacia el entorno laboral, sino sobre todo porque trae consigo consecuencias nada despreciables, tanto en el trabajador como en la empresa - lugar de trabajo.

En cuanto a las consecuencias para el trabajador, se determina una reducción del bienestar general de la persona.

Estos son los efectos negativos más frecuentes que se presentan en víctimas de mobbing destacados por diversas investigaciones (Ege, 2001):

  • Alteración del estado de ánimo: depresión , aislamiento, pérdida de la autoestima.
  • Alteración del equilibrio psicofisiológico: trastornos del sueño , pérdida de memoria y concentración.
  • Desórdenes de ansiedad: Trastorno de ansiedad generalizada , Trastorno de estrés postraumático , Fobias, trastorno de ataques de pánico.
  • Trastornos del comportamiento: mala alimentación, alcoholismo, de fumar .
  • Burnout : Síndrome complejo, con componente predominantemente psíquico, con características muy específicas, como agotamiento emocional, despersonalización y falta de realización personal.

Anuncio No se debe pasar por alto que el acoso provoca una serie de consecuencias negativas también a nivel organizativo y empresarial, ya que puede provocar mayor absentismo, menor efectividad y productividad para todos los trabajadores que viven en el entorno y que inevitablemente sufren el clima psicosocial negativo presente.

Los datos de ISPESL muestran que, lamentablemente, el fenómeno está creciendo y afrontarlo no es fácil (Munich y todo, 2004).

La legislación actual al respecto es bastante escasa y ambigua, además, ya que no se trata de un problema médico, sino de comunicación en el ámbito laboral, no existen tratamientos ni fármacos dirigidos a solucionar el problema del bullying, pero como mucho útiles tratar los efectos consiguientes (ansiedad, insomnio, depresión).

Para erradicar esta mala conducta que a menudo ocurre en el trabajo, sería conveniente implementar estrategias preventivas adecuadas, con el objetivo principal de establecer una cultura corporativa caracterizada por una línea de conducta de gerentes y empleados basada en el respeto e interés mutuos. colectivo.

Esto será fundamental para aniquilar la apariencia de cualquier comportamiento de acoso y agresión y para asegurar el éxito económico del entorno laboral en su conjunto.

ARTÍCULO RECOMENDADO:

Análisis de un caso de mobbing: la historia de Marco - Psicología ocupacional

BIBLIOGRAFÍA: